Cómo aprendí 4 idiomas en mi adultez

El “secreto” del aprendizaje de idiomas no es tan secreto.

Image for post
Fóto: davide ragusa on Unsplash

Esta historia incluye un desafío de escritura. Busca la estrella abajo para más información.

Crecí en un hogar monolingüe de habla inglesa, pero vengo de una larga lista de personas multilingües. En un esfuerzo por asimilarlo, mi familia empezó a hablar inglés desde el momento en que pisaron los Estados Unidos. Crecí escuchando sólo inglés y durante la mayor parte de mi infancia, no me importó.

No sabía que mi abuelo hablaba 3 idiomas, ni que mi abuela hablaba 4, lo supe luego de que se habían ido por años. Estuve enojada por ello.

Mi primo y yo nos quejábamos de esto con nuestra familia al menos una vez cada dos meses.

Nosotros: ¡¿Podríamos haber aprendido, pero ni siquiera nos dijeron que teníamos la oportunidad?!

Ellos: ¿Otra vez? Por favor. Normalmente sólo hablaban en dialecto. No se pierden nada. Sólo hablen el inglés y ya.

Me enteré de los antecedentes lingüísticos de mi abuelo cuando finalmente se me consideró “lo suficientemente mayor” para ver El Padrino (que fue filmada en la ciudad que dio nombre a mi familia: Savoca). Esa película había sido prohibida en nuestro hogar desde que tengo memoria. De hecho, estoy bastante segura de que tuve que verla en casa de mi abuela. Algo sobre los estereotipos sicilianos, bla, bla, bla. Es demasiado realista, bla, bla, bla.

Y luego vino el comentario pasajero que lo cambió todo.

El abuelo no necesitaba los subtítulos para esta parte.

¿No los necesitaba?

Me sorprendí al enterarme de lo de mi abuela.

Había estado hablando con parientes del otro lado de mi familia sobre mi abuelo y cómo hablaba siciliano.

Tu abuela hablaba siciliano con fluidez.

¿De verdad?

E italiano, francés, y español. Y estoy seguro de que oí algo de árabe. Tal vez sólo era su dialecto siciliano… no lo sé.

¿Por qué no hablamos ninguno de ellos?

El siciliano era su lengua secreta. Podían hablar de cualquier cosa y los niños no lo entenderían. Además, a veces venía gente a la casa, gente importante, y todo el grupo cambiaba de idioma.

¿Hablaba siciliano con mi abuelo?

Claro.

¿Por qué no sabía nada de esto?

En ese momento, se convirtió en algo personal. Pasé uno o dos años estudiando siciliano, hasta el punto de que escribía poesía y hablaba con parientes en Sicilia (que ni siquiera sabía que tenía) con facilidad. Para mí, no conocer las raíces lingüísticas de mi familia no se trataba de perder la oportunidad de aprender un idioma, sino de perder la oportunidad de conectarme con la historia de mi familia. (No te preocupes: interrogué al resto de mi familia después de eso para ver si alguien más hablaba algún idioma secreto).

Aprender nuevos idiomas en mi adultez no fue tan imposible como pensé que sería. Había estudiado un poco de español antes de aprender siciliano. Reprobé el primer examen de español que hice, pero al menos desarrollé una base. Una vez que me sentí cómodo con el siciliano, volví al español y me volví competente. Fue más fácil la segunda vez. Aprender italiano no fue un problema después de eso. Estaba hablando, leyendo y escribiendo a un nivel avanzado después de tomar un solo semestre de un curso de traducción de italiano a inglés. Pensé que aprender ruso sería una batalla difícil, pero no lo fue.

Image for post
Fóto: Soner Eker on Unsplash

No hay “secretos” en el aprendizaje de idiomas.

Pero hay algunas cosas que lo hacen más fácil, especialmente si eres fiel y perseverante.

  1. Tener una conexión con el idioma. Si tienes una razón para aprenderlo, lo harás.
  2. Aprender a leer y escribir. Escucho mucha discusión sobre cómo no es necesario aprender a leer y escribir si sólo se espera alcanzar la fluidez oral, pero no estoy de acuerdo. Mas adelante explicare el por qué.
  3. Recibir una dosis diaria de información comprensible. En otras palabras, necesitas escuchar el idioma todos los días y leer cosas que están un par de pasos por delante de tu nivel actual.
  4. Practicar a diario lo lingüístico. Si no lo usas, lo pierdes. En serio.

Estos principios guiaron mi aprendizaje y me empujaron a ser competente:

Tener una conexión con el idioma. Tengo una conexión con Sicilia debido a la historia de mi familia. Tengo una conexión con el español porque vivo en una comunidad de habla hispana y por un tiempo lo necesité para trabajar. Tengo una conexión con el italiano, otra vez, debido a la historia de mi familia. Tengo una conexión con el ruso debido a una relación personal.

Aprender a leer y escribir. Aprendí a leer y escribir en todos estos idiomas antes de aprender a hablar. Ver un idioma en papel hace que sea mucho más fácil identificar el vocabulario y las estructuras gramaticales que oímos más tarde. Intenté aprender ruso sin aprender a leer ni escribir, y sólo me llevó un día o dos antes de cansarme de oír la misma palabra 100 veces y seguir sin poder pronunciarla. En todos estos idiomas, no podía identificar los sonidos que escuchaba sin verlos frente a mí.

Recibir una dosis diaria de información comprensible. Música, películas y hablantes nativos. Pero sobre todo música y películas. A menudo bromeo diciendo que la radio me enseñó español y que aprendí ruso con esta canción.

Está la razón por la que el paso anterior fue crucial en mi proceso de aprendizaje de idiomas:

Cuando empecé a aprender ruso, escuché rap ruso mientras leía la letra. Todos los días.

Escuchar rap es una de las mejores maneras de aprender el ritmo natural de un idioma, de aprender dónde recae el esfuerzo en ciertas palabras y de aprender a hablar a una velocidad similar a la de un nativo. Solía memorizar una canción entera todos los días, incluso antes de entender todas las palabras. Regresaba después de memorizar las letras y analizar cada palabra o frase desconocida. Añadí docenas de palabras y estructuras gramaticales a mi repertorio, y nunca las olvidé. Todo lo que tenía que hacer era pensar, ¿Cómo decía esa canción? Ah sí, va así. También aprendí los coloquialismos.

También pedí explícitamente que mis mensajes de buenas noches fueran en ruso.

Me enviaste mi mensaje de buenas noches en inglés. ¿Puedes hacerlo de nuevo? ¿En ruso? Mejor, envíame un mensaje de voz.

Practicar a diario lo lingüístico. Hablo español todos los días, sin falta. Esta fue mi perdición en la escuela secundaria cuando hice un intento fallido de aprender español: nunca lo hablé. Con nadie. Nunca. Una vez que superé el miedo a cometer errores, dejé de pensar en inglés. Unos años más tarde, me desempeñaba como intérprete durante las reuniones de trabajo.

Es más difícil hacer esto con el italiano y el siciliano, porque no tengo hablantes nativos a mi alrededor, así que escribo mucho y busco activamente oportunidades para practicar. Quizá traduzca uno de mis artículos. Quizás este.

Es frustrante cuando me encuentro con hablantes nativos y no me hablan en italiano o siciliano. En ocasiones quieren practicar su inglés. La mayoría de las veces, simplemente no han hablado el/los idioma(s) en tanto tiempo que ya no es natural, excepto por unas pocas expresiones comunes.

Vaya, ¿hablas siciliano? ¡Yo también! Pero ya no más.

La mayoría de los hablantes de italiano que encuentro también hablan español, así que muchas veces hablamos español inadvertidamente. Se necesita un esfuerzo consciente para elegir un idioma en el que hablar cuando su cerebro puede estar pensando en uno diferente.

El ruso es el más divertido. Tengo una razón para hablar y escribir ruso todos los días, y sé que siempre obtendré una respuesta. Un verano, enviaba pronósticos diarios del tiempo en ruso sólo para aprender vocabulario relacionado con el tiempo. Envio mensajes en ruso. Escribo cartas en ruso. Hablo ruso cuando necesito decir algo en privado. (Resulta que ahora me identifico con mi familia; supongo que a veces es bueno mantener un idioma entre dos personas.)

Ya estás aquí en Medium. ¿Por qué no utilizarlo como plataforma para practicar la escritura en el idioma de tu elección?

No hay “trucos” ni “secretos” para lograr la excelencia.

Image for post
Fóto: Kristina Flour on Unsplash

No usé ninguna aplicación. No usé un libro o sitio web en particular. Tan solo me aseguré de usar los idiomas en las cuatro modalidades — hablar, escuchar, leer y escribir — diariamente. Puedes aprender con libros y aplicaciones, pero Duolingo no te va a ser fluido y un libro no te va a ayudar a oír dónde va el acento.

Como estudiante de postgrado, investigué bastante sobre el período crítico en la adquisición del segundo idioma. Esta teoría afirma, en términos generales, que aprender un idioma después de cierta edad es difícil y que es virtualmente imposible que los estudiantes adultos alcancen la suficiencia.

No estoy de acuerdo.

Puede ser difícil desarrollar un acento como el de un nativo, pero depende de (a) la lengua meta, (b) la lengua base o lengua nativa, y (c) el individuo.

Enseñé inglés como segundo idioma a adultos durante varios años, y observé a cientos de estudiantes adultos de todas partes del mundo alcanzar el dominio del inglés más rápido de lo que creía posible. Más rápido de lo que estaba enseñando. Los subestimé. No tenían ningún “secreto”. Simplemente tenían una verdadera motivación para aprender, y utilizaban el idioma diariamente, en las cuatro modalidades. Eso fue todo.

En ocasiones, pienso en mis días de sólo inglés. Recuerdo cómo reprobé el examen de español. Era de “ser” y “estar”, literalmente lo básico.

También recuerdo cómo mi primo y yo culpabamos a nuestra familia por nuestro propio monolingüismo. Terminó aprendiendo suficiente italiano para traducir documentos genealógicos y escribir cartas a varios archivos, algo necesario en su trabajo. Y ahora habla croata con fluidez.

Supongo, no era demasiado tarde para nosotros.

¿Listo para practicar la escritura en el idioma de tu elección? Únete al Desafio de Escritura Multilingüe.

Originalmente publicado en inglés:

Written by

✨ serial questioner • technical writer/devops • editor of Diary of an SRE • thank you for connecting 👩🏻‍💻 kerisavoca.com